was successfully added to your cart.
Blog

Volver la vista atrás es bueno a veces

By 3 diciembre, 2018 No Comments

 

Solo con leer el título de este artículo, posiblemente nos acordemos de la canción y nos den ganas de cantar ¿verdad? y ¿que nos produce eso? Sin lugar a duda bienestar, incluso puede que la relacionemos con algún recuerdo y nuestra mente empiece a viajar.

La realidad es que curiosamente cuando estamos tranquilos y relajados, suelen llegar a nuestra mente momentos felices, y, al contrario, cuando estamos estresados y enfadados hay una tendencia a recordar otros momentos de tensión, acentuando nuestras malas sensaciones.

¿Qué ocurriría si en cualquier momento de tu vida, fuera el que fuera, te concentraras y rememoraras los buenos momentos? no solo los momentos mas felices sino los que te han hecho sentirte orgullos@ de ti mism@, aunque hayan sido a través de un gran esfuerzo.

Y es que este pasatiempo tan sencillo y aparentemente insustancial que hacemos de forma natural con cierta frecuencia es muy útil, porque nos ayuda a regular mejor las emociones, a alejar la depresión y nos hace más fuertes frente al estrés, como han demostrado varios estudios recientes.

Esta probado que cuando nos entra la nostalgia de los buenos momentos pasados, hay un efecto muy positivo en nuestro estado de ánimo.

Revivir mentalmente estas situaciones nos invade de las emociones, casi con la misma intensidad que sentimos en el momento del suceso.

Esas emociones son percibidas y ponen en marcha el cerebro, de forma muy similar a cuando las experimentamos en la situación real. Con ello se libera dopamina, un neurotransmisor que nos proporciona una sensación de euforia, pero que también contribuye a aumentar la motivación.

Muchas personas renunciarían a una recompensa económica a cambio de sentir esas sensaciones reales de recuerdos agradables, y es curioso ya que esos recuerdos deberían estar accesibles en cualquier momento, pero hay quien tienen verdaderas dificultades para encontrarlos.

Si en un grupo realizases este ejercicio, te darías cuenta de que la mayoría de los participantes necesitan tiempo para encontrar momentos en su vida de verdadera satisfacción. sin embargo, es fácil recordar momentos amargos.

Echar una mirada al pasado en positivo nos hace más felices y nos permitirá hacer frente con más éxito a las experiencias negativas, cuando lleguen. Algo así como una especie de vacuna contra el desánimo y la desmotivación.

Revivir el pasado es algo que tienden a hacer con menos frecuencia las personas con depresión, que abren en menos ocasiones su baúl de los recuerdos, y en especial airean poco los positivos y en todo caso se alimentan de los negativos. Sumidos en la sombra de la depresión, les cuesta más evocar las emociones positivas asociadas a las experiencias agradables pasadas, y si lo logran, no tienen capacidad de mantener esa sensación de bienestar.

 

Las personas que tienen más capacidad de revivir emociones positivas son las que tienen más nivel de resiliencia, es decir tienen más capacidad de sobreponerse al dolor emocional y a las situaciones adversas. Estas personas también sienten con mas intensidad los buenos momentos y los recuperan más fácilmente, pudiendo a llegar a rememorar exactamente el momento. Y puede deducirse que tendrán una mayor dosis de dopamina que los motive a seguir adelante ante cualquier adversidad.

Actualmente hay una tendencia en los terapeutas, que proponen al paciente deprimido sumirse en los recuerdos agradables para aumentar la resiliencia y mejorar el ánimo.

Una buena práctica se trata de instaurar en las personas deprimidas y con bajo animo la recomendación a que al final del día se esfuercen por encontrar algo positivo en su jornada, y dediquen unos minutos a pensar en ello. El objetivo es que acaben el día con una emoción positiva. Y enseñarles, de paso, que lo que sienten está determinado por lo que piensan (o recuerdan).

El método SANE (sistema de alineación neuro-emocional) es posiblemente el más potente para conseguir el bienestar a través de la visualización. Un entrenamiento que te hará volver a los mejores recuerdos sin esfuerzo y en cualquier momento y ocasión.

 

Cuanto mejores sean tus sensaciones más cerca estarás de  tu felicidad, porque solo la encontraras  dentro de ti.