was successfully added to your cart.
Blog

Qué es el síndrome metabólico y cómo podemos evitarlo

By 12 noviembre, 2018 No Comments

¿Sabías que lo que de verdad cansa es no cansarse?

Nuestro cuerpo está diseñado para el movimiento, este movimiento es como un generador que permite crear energía y mantenernos con vida. El problema de la sociedad actual es que debido a la falta de tiempo y a los trabajos sedentarios, una gran mayoría de la población ha dejado de moverse.

Otro factor añadido que acecha nuestra salud es la dieta actual, la cantidad de la comida y los alimentos con pocos nutrientes y muchos aditivos, azucares y grasas. Mucha alimentación y poca nutrición.

La principal causa de muertes es el denominado “Síndrome metabólico”. Un trastorno provocado principalmente por el sedentarismo y la opulencia en la dieta, que aumenta en gran medida el riesgo de sufrir diabetes de tipo 2 por resistencia a la insulina, apareciendo sobrepeso, alteraciones cardiovasculares y patologías cardiacas, llegando a la muerte por derrames cerebrales e infartos.

La única manera de salvarnos del síndrome metabólico es practicar ejercicio y cambiar nuestra dieta.

Habitualmente las personas que viven en el sedentarismo suelen tener más tendencia a descuidar su alimentación y por lo tanto las que tienen más facilidad de enfermar, a veces un primer síntoma puede ser la depresión o el estrés que, aunque parecen conceptos opuestos están íntimamente relacionados.

Cuando caemos en esta rutina es costoso salir de ella, nos lleva al malestar, nuestro cuerpo se relaja y la pereza se apodera de nosotros, entramos en la apatía, el aburrimiento y la degeneración de nuestro cuerpo.

La falta de movimientos junto con la falta de nutrientes hace que nuestros tejidos no se nutran como debieran y que por lo tanto no se regeneren correctamente y tiendan más rápidamente al desgaste, curioso verdad, nos desgastamos mas por no movernos, pues así es.

Realmente con 30 minutos de caminata diaria a buen ritmo sería suficiente, también debemos subir escaleras y prescindir de coger el cocheen la medida que fuera posible, incluso bailar, son pautas sencillas que con una dieta equilibrada nos proporcionan unos resultados increíbles. Los suplementos vitamínicos también son una buena opción complementaria, pues nos aportan los nutrientes que nos faltan en la dieta y nos ayudan a acelerar nuestro metabolismo.

Cuando mantenemos buenos hábitos o los cambiamos a mejor, nuestra supervivencia mejora considerablemente y nuestra salud nos lo agradece, evitando muchas enfermedades  que han ido apareciendo con el ritmo de vida actual.

La actividad física regular:

  • Contribuye a la salud de los huesos y de las articulaciones.
  • Mejora la salud y la condición física.
  • Mejora la salud psicológica y por lo tanto reduce los síntomas de ansiedad y depresión.
  • Mejora la postura y el equilibrio.
  • Mejora la autoestima.
  • Aumenta la relajación y reduce el estrés.
  • Aumenta la energía.

 

El movimiento es salud y la salud es vida.