Bienestar

¿Qué pasa con la memoria en la edad adulta?

By 15 enero, 2022 No Comments
como ejercitar la memoria

Realmente no hay mucha información sobre las causas de la perdida de memoria que no esta asociada con enfermedades, pero si sabemos que hay factores que la empeoran y otros que la mejora considerablemente.

La falta de memoria en una edad adulta es algo tan corriente, como preocupante para el que lo padece.

La excesiva y a veces incorrecta información que a veces recibimos sobre algunas enfermedades como el Alzheimer, nos hace preocuparnos más de lo que debiéramos sobre nuestras pérdidas de memoria.como ejercitar la memoria

En realidad, lo que deberíamos hacer es intentar poner remedio cuanto antes porque, entre otras cosas, cuando somos conscientes de nuestros olvidos, es porque solo son eso y no suelen ir asociados a ninguna enfermedad.

Es importante informarse de la diferencia entre una enfermedad y un trastorno, producido por la edad, y al cual podemos ponerle remedio, o por lo menos mejorar en gran medida.

La diferencia entre ambas cosas es muy notable, cuando existe una degeneración como el Alzheimer hay unos signos muy específicos, como la desorientación, la confusión entre palabras, las preguntas repetidas continuamente…. Y en este caso no somos conscientes de que algo va mal. Pero cuando nos preocupamos y necesitamos buscar una solución, es que no es tan grave, solo hay que ponerse a ello y trabajar.

De cualquier manera, debemos advertir que no está de mas acudir a un especialista si notamos que los síntomas se agravan, pues tenemos que tener en cuenta que algunas patologías pueden producir estos síntomas, y debemos descartarlas para quedarnos más tranquilos.

En este artículo daremos unas pautas para poder activar nuestra memoria e intentar que no influya demasiado en nuestra calidad de vida. No debemos obsesionarnos, aunque a veces nos sintamos impotentes, solo empeoraremos las cosas.

Qué podemos hacer para ejercitar la memoria

El ejercitar nuestra memoria nos ayudara no solo a vivir más tranquilos, si no a evitar olvidos y posibles despistes y los problemas que llevan añadidos. También activará nuestra mente y nos facilitará llegar a una edad más longeva con una mejor retentiva y más calidad intelectual.

Nunca llegaremos a tener una memoria perfecta, pero podremos avanzar bastante y sentirnos menos incómodos y más seguros de nosotros mismos.

Hay que seguir algunas pautas que a la vez de mantenernos mentalmente más ágiles potenciaran nuestra salud;

  • Hacer ejercicio físico habitualmente:

El ejercicio no solo es bueno para nuestra salud y estado físico, sino que también aumenta nuestro bienestar mental. Debido al bombeo de la sangre se suministra más oxígeno al cerebro, por lo que el ejercicio despeja la mente. Hacer 150 minutos (dos horas y media) de actividad física de intensidad moderada, como caminar rápido o andar en bicicleta, a la semana puede dar muchos beneficios.

  • Respetar las horas de sueño;

Cuando el cuerpo no descansa lo suficiente, las posibilidades de aprender y memorizar algo nuevo disminuyen un 40%. Varios estudios han comprobado que dormir bien disminuye el riesgo de padecer Alzheimer.

  • Una dieta equilibrada y sana

como ejercitar la memoriaLa alimentación tiene un papel muy importante en la memoria pues muchas veces es un problema de la falta de algunos componentes de los nutrientes como las vitaminas.

El exceso de azúcar y otros productos refinados, el alcohol, el tabaco y el café entre otros dificultan la absorción de algunos nutrientes.

Hay alimentos que ayudan aportando antioxidantes y gran cantidad de vitaminas como el huevo, el aguacate, las nueces, el maní, las hojas verdes, el pescado azul y semillas de girasol. También son muy importantes los complementos vitamínicos, siempre que sean puros como vitamina C, complejo B y omega 3.

  • Hacer actividades para estimular la mente

Leer, estudiar, hacer crucigramas, ver fotografías antiguas, jugar (ajedrez, parchís, cartas…) e intentar siempre aprender cosas nuevas.

  • Evitar el estrés 

Las actividades para estimular la mente también nos ayudan a calmar el estrés, al igual que el ejercicio físico. Cuando estamos muy estresados, nuestro cuerpo segrega en exceso una serie de hormonas que interrumpe a nuestro cerebro poder recoger y almacenar los recuerdos.

  • Hacer ejercicios de meditación

Está demostrado que la práctica diaria de la meditación puede alterar físicamente la estructura del cerebro y podría incluso reducir el deterioro del cerebro asociado con el envejecimiento. De hecho, hay estudios que certifican que hay un aumento en la materia gris (sobre todo en el área de la corteza prefrontal del cerebro, zona asociada con la memoria y la toma de decisiones) en las personas que meditan habitualmente.

La quiropráctica contribuye a la reducción del estrés postraumático, emocional y postural. Ven a nuestro centro quiropráctico en Madrid y comienza a cuidar tu memoria.