Blog

La rutina, necesaria e importante

By 15 septiembre, 2016 No Comments

En pleno mes de septiembre la palabra rutina es una de las más repetidas y oídas. Terminaron las vacaciones, volvemos al trabajo, nuevamente madrugamos y recuperamos los horarios y actividades habituales. Y aunque muchos se empeñan en dar una connotación negativa  a dicha palabra, ¿sabías que la rutina es importante y necesaria?

Rutina y vacaciones son por igual parte de nuestra vida. En ambas situaciones debemos sentirnos felices y satisfechos, de no ser así, tal vez debamos pararnos, observar y cambiar aquello en nuestra vida que nos impide serlo.

El tener unos horarios, unas actividades diarias  y en definitiva, una vida organizada nos permite sentir un mayor bienestar tanto físico como emocional, así como aportarnos seguridad y confianza. Además, la rutina es un pilar básico a la hora de lograr nuestros objetivos.

¿Te imaginas levantándote y acostándote cada día a una hora diferente o realizando las comidas cómo y cuándo te parecen? Tu cuerpo no tardaría en descontrolarse, te sentirías cansado y apático. De hecho, desde que nacemos el cuerpo crea sus propias rutinas que sigue de forma natural, sin que seamos conscientes.

Existen determinados hábitos que contribuyen a  potenciar tu rendimiento durante el día a día, y por lo tanto, a que tu rutina sea mejor. Te mencionamos algunos:

  • Sigue una alimentación e hidratación adecuada y dale especial importancia al desayuno. Por la mañana nuestro cuerpo lleva 8 horas sin ingerir alimentos y tenemos toda una jornada por delante. Comenzarla con los nutrientes necesarios contribuye a tu rutina de forma positiva.
  • Haz deporte, mejor antes de ir al trabajo. El ejercicio físico genera endorfinas y harás que afrontes la jornada con más energía y vitalidad.
  • Recibe cuidados quiroprácticos. Con ellos mantendrás una columna y sistema nervioso sano, fundamental para gozar de una buena salud física, mental y emocional.
  • Planea tu día antes de arrancarlo. Por la mañana todo se ve con mayor claridad, y podrás ser más objetivo a la hora de decidir que tareas podrás o no llegar a cabo, priorizando según tus necesidades.
  • Tomate un momento personal para la introspección, la meditación y la visualización. Su efecto es similar al de hacer ejercicio físico.
  • Haz primero el trabajo duro, dejando lo más liviano o placentero para más tarde cuando la energía ya haya disminuido.

Por supuesto, no se trata de ser un robot con el piloto automático puesto, por ello es importante añadir creatividad a nuestras rutina. Si siempre vas  al trabajo en metro, ¿por qué no vas mañana en autobús y observas lo que te rodea por lacosas-hacer-pareja-salir-rutina_MEDIMA20160414_0195_31 ventanilla? Si siempre esperas al fin de semana para quedar con tus amigos, ¿por qué esta semana no pruebas  a compartir un rato con ellos el martes?

Y recuerda que la rutina también incluye el tiempo de ocio, aquel que dedicamos única y exclusivamente a la recreación.

 

 

Rebeca Sánchez